9 ago. 2015

¿El cerebro es real o es una construcción de sí mismo?


El cerebro construye la realidad (Neurociencia, Redes 108)

Solemos pensar que nuestra percepción del mundo es mucho más completa de lo que es en realidad. Sentimos que registramos lo que pasa en nuestro entorno al igual que una cámara de vídeo, pero lo que sucede es muy distinto. 
Eduard Punset viajó a Mallorca para entrevistar a algunos de los neurocientíficos más destacados del mundo que se habían reunido en el undécimo Congreso Internacional de Neurociencia Cognitiva. En este capítulo de Redes, Kia Nobre, neurocientífica de la Universidad de Oxford, nos explica algunos de los recursos que utiliza el cerebro para hacerse una idea de lo que sucede en su entorno. 
Anna Christina de Ozório Nobre es una neurocientífica brasileña que trabaja en el Reino Unido. Es una “Tutorial Fellow” en Psicología Experimental en New College, Oxford, y es catedrática de Neurociencia cognitiva en la Universidad de Oxford, donde dirige el "Brain & Cognition Laboratory” , Universidad de Oxford en el Departamento de Psicología Experimental. En colaboración con el catedrático Miles Hewstone, Nobre también ha establecido el Laboratorio de Neurociencia Social de Oxford, que usa técnicas no invasivas de neuroimagen para investigar cómo los factores sociales afectan al comportamiento.


"que ocupamos un lugar que aumenta continuamente en el Tiempo lo siente todo el mundo, y esta universalidad no podía menos de alegrarme, por­que lo que yo debía procurar esclarecer es la verdad, la verdad que todos sospechan....[...]  Me producía un sentimiento de fatiga y de miedo percibir que todo aquel tiempo tan largo no solo había sido vivido, pensado, segregado por mí sin una sola interrupción, sentir que era mi vida, que era yo mismo, sino tam­bién que tenía que mantenerlo cada minuto amarrado a mí, que me sostenía, encaramado yo en su cima vertiginosa, que no podía mover­me sin moverlo. "
Marcel Proust.  En Busca del tiempo perdido. 7. El tiempo recobrado


 Existen  una multitud cronometradores. Estudios sugieren que varias áreas del cerebro manejan aspectos de la temporización explícita, es decir, cuando una persona se le pide que estime la duración determinada de un evento (izquierda). Otras áreas (derecha, aunque hay cierta superposición) están implicadas en la sincronización implícita, como hacer predicciones de tiempo sobre la duración de los eventos, sin ser preguntado directamente para hacerlo.

Ver también: